Ruby Sparks

Mucho cine

Moonlight, mi opinión

Los dramas se alimentan de problemas de identidad, pero rara vez se han explotado con el grado de elocuencia y belleza desgarradora como Moonlight, una película de Barry Jenkins, imprescindible para este año.

Aunque es un filme que se centra totalmente en los personajes, también aborda temas universales sobre identidad, sexualidad, familia y masculinidad. Y sin embargo no resulta nada moralizador.

Moonlight, mi opinión

El protagonista de Moonlight refleja la masculinidad de los jóvenes afroamericanos en los Estados Unidos, incluso en la forma en que se presenta, conflictiva y fluida.

La película se divide en tres capítulos: Little, Chiron y Black, los tres nombres se utilizan para referirse a la misma persona, pero en sus diferentes etapas en la vida, de la infancia hasta la edad adulta. Él es un muchacho que tiene problemas para encontrar su lugar en el mundo.

La película comienza con Chiron, un niño apodado como Little (pequeños). Nos encontramos con este joven corriendo, tratando de esconderse de unos niños que lo han golpeado. En su huida se encuentra con Juan (Mahershala Ali), un traficante de drogas local.

Juan se lleva al niño a su casa a comer, incluso conoce a su pareja Teresa (Janelle Monáe). Su padre ha desaparecido y su madre Paula (Naomie Harris) pasa a ser uno de los mejores clientes de Juan. Juan se convierte en una figura paterna.

Juan ve algo bueno en Chiron y quiere ayudar a este muchacho tranquilo, mientras proporciona el producto que está arruinando su vida.

La película salta a Chiron como adolescente, con un acoso más intenso y muchas dudas acerca de la sexualidad. En estos años Chiron (ahora interpretado por Ashton Sanders) luchará por encontrarse a sí mismo.

El literalmente no tiene nada, y trata de sentirse mejor con la bondad de su amigo Kevin (interpretado por Jharrel Jerome en esta edad).

Por último, vemos a Chiron como un adulto joven, interpretado con notable sutileza por Trevante Rhodes, muy diferente a como lo hemos visto, y los temas de la película se fusionan de una manera sorprendentemente.

En cierto sentido, Moonlight es una historia de un chico que se pasa por alto a menudo por la sociedad, que no es popular, y que es despreciado por los más grandes, y sin el apoyo de una familia que impida que se escape en la noche.

El trío de actores que interpretan a Chiron está perfectamente calibrado por Jenkins, quien dirige para que se vea un crecimiento. El trabajo de Jenkins con este conjunto crea consistencia de capítulo a capítulo, aunque el elenco cambie tan a menudo como lo hace.